El malestar con el PRi es generalizado. Foto: El Financiero