Desde Abajo A.C.

Periodismo y cultura desde Pachuca, México.

Etiqueta: L. Alberto Rodríguez (Página 41 de 82)

La Iglesia de Samuel Ruíz

Surgida de las reformas progresistas del Concilio Vaticano II durante el papado de Juan XXIII en 1963 y seguida de las Conferencias Episcopales en América Latina, La Teología de la Liberación cunde en el continente con una consigna radical: “La iglesia que no asume la opción preferencial por los pobres, no es la Iglesia de Jesucristo”. Los obispos y arzobispos apegados a la tradición romana, levantaron la voz de protesta contra aquella “interpretación marxista” del Evangelio. Y no era para menos. El gobierno de El Vaticano afinaba sus colaboraciones con los países capitalistas para combatir al socialismo en el mundo, so pretexto de la eliminación de la religiosidad en los países comunistas. Así lo siguió durante todos sus años de papado, Juan Pablo II, quien trazó, junto a Ronald Reagan y Margaret Tatcher, una estrategia geopolítica para tales fines. En medio quedaban los sacerdotes y ministros que luchaban en los barrios y en las montañas de América por la emancipación del ser: evangelizando y liberándolos de la opresión económica, social y política de los monopolios y las dictaduras.

Todo comenzó en Brasil mediante la creación y popularidad de las Comunidades Eclesiales de Base; pero el modelo no duró mucho en explotar hacia cada uno de los rincones del continente. Los sacerdotes Leonardo Boff, Frei Beto y Pedro Casaldáliga comenzaron a impartir homilías donde se escuchaba un discurso radical. Que el Evangelio no cumpliría su objetivo liberador, si éste no iba con el acompañamiento de la Iglesia en los ámbitos de lucha del pueblo contra el sometimiento. “Todos los pueblos -¡y todas las religiones!- son soberanas. Y todo imperialismo -también el religioso- es pecado”, rezaba la causa que acompañó la Teología de la Liberación, también en Centroamérica, las luchas férreas de los campesinos contra la United Fruit Company. Leer Más

La izquierda en las municipales de Hidalgo

¿Dónde diablos se encuentra la real izquierda en la coyuntura por la obtención de candidaturas a las elecciones de presidentes municipales en Hidalgo? La respuesta es complicada, tanto como frustrante. A razón de la burocratización del PRD, los liderazgos sociales dentro de algunos municipios se ven imposibilitados de ser nominados como candidatos, habiendo entendido que la vía democrática y de derecho electoral está cancelada en ese partido que no los postulará a menos que pertenezcan a un grupo, quienes a su vez (¡vaya desgaste!) no los nominarían sino son de los fieles a su estructura de intereses. Así se encontrará una lista de nombres y nombres que figurarán como abanderados de “la izquierda” que estarían desacreditados en dicho término, en primer lugar, si se alían con el PAN en la fallida alianza postergada de “Hidalgo Nos Une” y que en los ámbitos municipales, donde los negocios electorales se palpan a flor de piel, está destinada a quebrarse. Y en segundo lugar, porque la izquierda electoral en Hidalgo –salvo honrosas excepciones-, es un mito extinguido en el PRD desde hace 20 años. Por su parte, iniciativas que han demostrado una reconstrucción ética desde el 2006 como la del Partido del Trabajo (PT), deberán tener mucho cuidado a la hora de elegir a sus representantes. El PT recién concluye su escuela de capacitación política donde a sus cuadros se les impartieron cursos sobre marxismo, análisis de coyuntura y poder popular. Independientemente que en pocos grados es posible perpetrar la ideología, esto ya es un aliciente cuando se mira reciente atrás en el tiempo, cuando algunos de los candidatos y candidatas nominadas por ese Partido sí fueron postulados con base a su solvencia política. Lo esperado del petismo, entonces, es que su vera no sólo continúe tal trayecto, sino que se perfeccione al nivel de demostrar que aún es posible confiar en un partido político, no importando que tenga pocas probabilidades de ganar una elección. Al final, la congruencia es un halo irreprochable de victoria. De Convergencia mejor ni abundar. Este partido se ha colado como en alianzas de izquierdas sin que lo sean, figurando como partido-negocio, bisagra de los anteriores. De tal manera, a la ciudadanía progresista le queda escudriñar entre el menos peor de sus nominaciones, sin que esto signifique verdadera representación de sus aspiraciones democráticas. Crudo panorama, entonces.

Los insultos de Carlos Marín contra Granados Chapa

Carlos Marín, director editorial del grupo Milenio, califica a Miguel Ángel Granados Chapa como “timador contumaz” y “plumaflojo”, al salir en defensa de su otra patronal, Televisa, por lo escrito en la columna Plaza Pública del domingo 23, donde Granados Chapa expone la presunta venta de Iusacell al grupo que preside Emilio Azcárraga Jean.

Independientemente del estilo cavernario que distingue el periodismo venal de Marín, cabe aclarar que Granados Chapa ha solicitado una disculpa, no por la información que publicó, sino por haber cometido dos errores de método al momento de dar a conocer su nota (Cajón de Sastre; “La jueza 54 y el interés público”; Reforma, 24 de enero). Estos son, según la ética del columnista, haber dado a conocer una primicia, y no preguntar a Televisa y el Grupo Salinas sobre su maniobra antes de dar a conocerla, punto en el cual, y sólo en el cual, Granados Chapa les otorga la razón. Leer Más

Un alivio para Televisa

Mientras Felipe Calderón anunciaba una reunión en privado con la presidencia de Televisa, era aprehendido el último gran peligro de esta corporación, José Jorge Balderas, presunto agresor del ex futbolista Salvador Cabañas del Club América, propiedad de Emilio Azcarraga Jean, pues el llamado “JJ”, es un empresario al que ligan con el narcotráfico y a trabajadores del massmedia que, desatado el escándalo del “Bar Bar”, amenazaba con poner en jaque la “moral” de la compañía. Y si en política nada es coincidencia ni casualidad, el encarcelamiento de tal amenaza, -independientemente de la veracidad del supuesto operativo que logró su localización-, es un favor que la familia Azcarraga sabrá pagarle el Ejecutivo.

El rumor de la captura de Balderas corrió como pólvora desde temprano en la hora del pasado miércoles 18. El Gobierno federal pacto entrevistas “exclusivas” con las principales cadenas de Televisión, TV Azteca y Televisa, para que sus principales conductores de informativos -Javier Alatorre y Carlos Loret de Mola, respectivamente., cuestionaran al “JJ”, sobre por qué y cómo sucedió aquel pleito con el ex delantero del América que resultara en un disparo a la cabeza del futbolista, la madrugada del 25 de enero de 2010 en el “Bar Bar”, un antro que hasta aquel día llevaba años frecuentado por futbolistas y personalidades de la televisión. Desde entonces también se supo que al bar también acudían personas como Balderas y su guardia apodado “El Contador” –quien, según Balderas, habría disparado a Cabañas-, señaladas públicamente de laborar con el cártel de los Beltrán Leyva. Asunto nada menor si se recuerda que otro colaborador de este grupo delictivo era el representante de actores y actrices de Televisa, Guillermo Ocaña, a quien indagaciones ministeriales encontraron relación con Clara Elena Laborín Archuleta, esposa de Héctor Beltrán Leyva y otras personas del socialité mexicano. Leer Más

Alejandro Encinas

Alejandro Encinas es de los pocos, sino el único político en el que se puede confiar dentro del sistema político mexicano. Y de no ocurrir una turbia maniobra que le impida jurídicamente presentarse como candidato, se confirmará que será la opción de la izquierda al gobierno del Estado de México, y esa, es una excelente noticia desde diversos puntos de vista.

Su militancia partidaria comenzó y permaneció en las filas del Partido Comunista Mexicano, desde donde participó activamente con base ideológica marxista y como economista, brindó interesantes propuestas a las posturas políticas como la reforma electoral de 1977 que brindó legalidad a este antiguo partido, fundado en 1919, antes incluso que se fundará el Partido Nacional Revolucionario de Plutarco Elías Calles. De ahí transitó a las alianzas y reformas organizativas del PCM, que lo convirtieron en el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) y luego al Partido Socialista Mexicano (PSM), que en 1989 cediera su registro para la fundación del Partido de la Revolución Democrática (PRD), junto a la Corriente Democrática de Cuauhtémoc Cárdenas. Leer Más

Página 41 de 82

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén