Publican primer diagnóstico hidalguense sobre homofobia

. Alejandro Ávila Huerta, presidente de la organización “1791 Asociación por la Diversidad”, es el autor de la obra titulada “Violencia homofóbica. Historia de una omisión” .

Pachuca, Hgo., México (Agencia Desde Abajo).- Por primera vez en su historia, se ha publicado una investigación académica sobre el estado de los derechos y la violencia homofóbica en el Estado de Hidalgo, la cual presenta el nulo panorama que en esta entidad se encuentra en el reconocimiento de los derechos y beneficios legales para las personas no heterosexuales.

El autor de la obra titulada “Violencia homofóbica. Historia de una omisión” es Alejandro Ávila Huerta, presidente de la organización “1791 Asociación por la Diversidad”, primera OSC hidalguense creada para la investigación y lucha por los derechos homosexuales, y ésta se encuentra contenida en el libro “Memoria contra el olvido. Diagnóstico de Violencia Social y de Género en Hidalgo”.

En ella, Ávila Huerta retrata las circunstancias de desprotección legal en las que se encuentran las personas con una orientación no heterosexual, mediante una investigación, revisión y análisis de las legislaciones estatales, nacionales y mundiales sobre el tema.

En este ejercicio, el autor concluye que tal marco jurídico –el existente-, es discriminatorio por el contenido de varias de ellas. Suceso que en Hidalgo se remite a la inexistencia de protección legal a los derechos específicos de las personas lesbianas, gays, transexuales, transgenéricas, trasvestir e intersexuales.

De tal modo, propone la creación de nuevas leyes, según sea necesario, para permitir y facilitar el acceso a derechos civiles como el matrimonio, la adopción, el reconocimiento de la personalidad jurídica de acuerdo a una nueva identidad de género, la tipificación como delito de los crímenes de odio por homofobia, el decreto oficial de la Jornada de lucha contra la Homofobia en el estado de Hidalgo y a nivel nacional. Asimismo es momento de retirar de los manuales médicos cualquier alusión a las orientaciones afectivo-sexuales y las identidades de género como una enfermedad del tipo que sea.

“Si bien es cierto que a últimas fechas el respeto y la defensa de los derechos humanos y las garantías civiles de la diversidad sexual –sólo en espacios determinados y momentos específicos- han ido ganando terreno y presencia que han ayudado a la visibilización de problemáticas así como una relativa “normalización” de las orientaciones afectivo-sexuales distintas, también es verdad que la manifestación de la homofobia reactiva no se ha hecho esperar para mostrar su inconformidad a través hechos violentos que pueden agravarse todavía más, de no atacar decididamente el conflicto”, expone el autor. .

Además, precisa: En un momento en el que las leyes limitan el ejercicio de los actos discriminatorios por una serie de causas antes no reconocidas, la condición de “orientación afectivo-sexual” ha sido una de las que más han tardado en aparecer en los diferentes códigos y leyes, y debe estar presente en todos los artículos que hagan mención a la prohibición de la discriminación, aunque es evidente, por los casos en los que este motivo sí es tomado en cuenta, que la inclusión como tal del concepto no ha sido suficiente para aquellas personas que, ignorantes de la ley, siguen criminalizando y patologizando al considerar con su personal valor los juicios por adelantado sobre lo que debe de ser. Es también obligación del Estado laico mantener al margen las creencias religiosas con respecto a este tema y, en todo caso, también pugnar por evitar su satanización desde los puestos de poder clericales.

“Estas medidas ayudarían con la creación de una base legal sobre la cual apoyarse para continuar con la labor social, pues el simple decreto no garantizaría el fin del problema y aunque estas carencias legales no son las que han provocado el libre ejercicio de la homofobia –pues éste se inscribe en un contexto sociocultural e histórico mucho más amplio- sí son, en parte, responsables de que el mismo se siga permitiendo de la manera en que las estadísticas tratadas en este capítulo lo revelan”.

Para Ávila Huerta, ante la ausencia de leyes que en México, en lo general, y en Hidalgo, en lo particular, que protejan los derechos de la diversidad sexual, es importante poner énfasis, no sólo en la modificación o en la creación, sino en la atención de las denuncias, en la aplicación de estas leyes que esperan formularse, en sus sanciones, pues de no ser así se corre el riesgo de que, de aceptarse de esta manera, con el tiempo, queden como un documento legal más que se ignora y se omite cuando es conveniente.

Comentarios

You may also like