No tengo que ver con Televisa, Salinas y Montiel, “lo juro”: EPN

“Absolutamente nada le debo a Televisa”, sentenció Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI a la presidencia de la República, y evadió pronunciarse sobre la viabilidad de la alianza entre esta empresa y TV Azteca en Grupo Iusacell y la posibilidad de cambiarle el título de concesión a Telmex con una frase reiterada: “no tengo elementos técnicos”, para dar una posición.

Enfrascado en la polémica con Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición PRD-PT-Movimiento Ciudadano, Peña Nieto aceptó someterse a un monitoreo informativo para saber quién de los dos tuvo cobertura más favorable durante sus respectivas gestiones como ejecutivos estatales.

Durante una extensa entrevista con la periodista Carmen Aristegui, en MVSNoticias, Peña Nieto, consideró como “absolutamente absurdo y falaz” que Televisa lo hubiera apoyado o favorecido con promoción a su imagen, aunque admitió que su gobierno pagó patrocinios por 32.3 millones de pesos para programas radiofónicos, tal como documenta el periódico Reforma en su edición de este 11 de mayo.

Incluso, Peña Nieto comparó estos patrocinios con la publicidad de la empresa tequilera Don Ramón. “No es algo nuevo. No es que hayan hecho un gran descubrimiento”, insistió. Su comparación con el Tequila Don Ramón se volvió Trending Topic en Twitter.

Sobre los contratos con Televisa, a través del bróker TVPromo, Peña Nieto ni siquiera pudo mencionar el nombre de la revista Proceso, donde se publicó originalmente esta información desde hace seis años.

“No tiene sustento alguno”, afirmó y consideró que este tipo de documentos “es el estilo particular del medio informativo” que los difundió, es decir, la revista Proceso.

Peña Nieto insistió comparar la cobertura televisiva que tuvo durante su gobierno en el Estado de México con la misma que tuvo Andrés Manuel López Obrador, su actual adversario de la izquierda, durante su etapa como jefe de Gobierno capitalino, pero desestimó la propuesta de renunciar a su candidatura presidencial si se confirma que el actual candidato del PRD no gastó más que el priista en comunicación.

“Se escapa de la memoria colectiva que la cobertura de su jefatura de gobierno (de López Obrador) no la tuvo ningún otro político. El distrito Federal tiene medios locales que dan cobertura nacional”, afirmó Peña Nieto. Incluso, recordó el programa de parodia política de Televisa, El Privilegio de Mandar, donde aparecía un personaje que emulaba al Peje.

-¿Qué le contestas a López Obrador de su reto? –insistió Aristegui.

-El puso esa condición. Nadie le pide que renuncie a su candidatura. Lo que estoy pidiendo es que se reconozcan las cifras sobre el gasto en comunicación social –insistió Peña Nieto.

Acepta Contrastar el Monitoreo

-¿De qué se hizo esta candidatura tuya? ¿Se hizo de la sobrexposición mediática? –le cuestionó la periodista poco después que negara haber firmado un convenio de 691 millones con Televisa en el primer año de su gobierno para favorecerlo en la cobertura informativa.

-No tiene sustento alguno –atajó.

“Me sometería a un monitoreo para saber quién tuvo más cobertura” en información en los medios electrónicos, admitió Peña Nieto.

El ex mandatario priista subrayó que su candidatura presidencial “se construyó en mi partido” y no en las televisoras. Insistió que durante seis años se dedicó a gobernar el Estado de México y no a promover su figura personal.

Incluso, afirmó que él dejó de aparecer como figura pública, después de la reforma electoral aprobada en el Congreso, en el 2007, pero evitó abundar sobre el fenómeno de los infomerciales o de las menciones favorables a él, o de la información que es publicidad pagada y se transmite como nota periodística en los espacios noticiosos.

Peña Nieto insistió que la inversión del gobierno del Estado de México como “apoyos informativos” en los espacios radiofónicos “no es algo nuevo”. “No es el comentario del conductor sino el espacio de publicidad” lo que se paga, insistió el priista.

Salinas, Montiel y su Hijo Fuera de Matrimonio

En la última parte de la entrevista, Peña Nieto negó que el ex presidente Carlos Salinas de Gortari estuviera asesorándolo o vaya a tener alguna influencia en su gobierno.

De Arturo Montiel sólo dijo que “fui colaborador de él” y que participó “en mis primeros años de funcionario” en el gobierno del ex mandatario mexiquense investigado por presunto desvío de recursos y evasión fiscal.

Aristegui le insistió que se pronunciara sobre la investigación en torno a la presunta falsificación de documentos en la deuda pública de Coahuila. Peña Nieto repitió lo que ha dicho en otros foros: que investiguen las autoridades competentes.

-¿Pero que dices tú sobre este caso? –insistió Aristegui.

-No tengo elementos suficientes –se escapó Peña Nieto.

El tema de su hijo fuera de matrimonio, con Maritza Díaz Hernández, fue otro asunto incómodo que trató de atajar Peña Nieto. Admitió que tiene un hijo de siete años y que cumple con “mi responsabilidad de darle manutención”.

Sin embargo, recriminó que sus adversarios “se quieran valer de mi hijo de 7 años para hacer política”.

Casi simultáneamente, Díaz Hernández, a través de su cuenta de Twitter señaló:

“Hay varias declaraciones de @EPN. De verdad es lo más hipócrita que he escuchado. No sé si desmentirlo que será MUY FUERTE. Dios lo perdone”.

HOMOZZAPING