México no tendrá otro 1 de julio

La población en general, está preparada para conservar la calma, aún con el fraude que se han planteado llevar a cabo los criminales, mucho antes de que diera inicio el proceso electoral. Esperemos que comprenda que el pueblo está en desventaja, porque no podrá tener otro 1 de Julio. Pero la confianza se palpa en un pueblo que ya es consciente.

 

 

por Ignacio Chávez 

1 de julio de 2012

Ya se terminó el trabajo sucio, donde el Estado mexicano mostró sus diferentes rostros para tratar de confundir a la población, para hacerle creer que hay diferencias entre los candidatos oficiales. Recurrieron a la intriga, al soborno, a la coacción, a la amenaza, al chantaje, al crimen, al odio, a la traición, a las promesas falsas de un mejor futuro. Tan falsos han sido sus argumentos y actuaciones que la mayor parte de la población ya no los cree.

Los que ostentan el poder económico y político están nerviosos porque, por primera vez en la historia de la doctrina del fraude electoral como herramienta fundamental para perpetuarse en el poder, en las presentes elecciones de México, no les va a resultar tan fácilmente. Hoy han visto que la mayor parte de la población civil, en muchos de los casos, apartidista, ha tenido el valor de llenar las plazas y avenidas, mostrando su repudio total a la criminal administración, cómplice del candidato que quieren imponer.

Ante el valor del pueblo, la desbandada se ha visto por todos lados. Como las ratas abandonan el “Barco de Gran Calado” que presumían tener, se les hunde su chalupa Xochimilca. Los hipócritas que apoyaron a la anterior administración de Felipe Calderón, se cambian de bando, quieren salvar el pellejo y tratan de limpiar sus manos ensangrentadas, porque también fueron participes de los crímenes que encubrieron en contra de la sociedad civil, desarmada e indefensa. Cómplices porque callaron y quisieron callar a la oposición.

¿Por ética?

Porque procedieron en juicios de mala fe en contra de la oposición política, de ciudadanos en desventaja. Desde administrativos con su silencio participaron en crímenes sumarios y selectivos de jóvenes inocentes y líderes sociales: obreros, campesinos, estudiantiles, qué decir de los que sólo cumplían con su trabajo de informadores. Los periodistas han sufrido las consecuencia del destierro, así como han sido víctimas de numerosos crímenes al grado de algunos ser ejecutados por intentar cumplir cabalmente con su trabajo. Claro que en este caso, no me refiero a los Payasitos de la Tele, me refiero a los periodistas que han sido asesinados o perseguidos, por hacer su trabajo y que el actual gobierno ha pretendido ocultar o que se quede en el olvido.

¿Con qué argumento pretenden protegerse los que ejecutaron las órdenes de tantos crímenes? ¿Cuáles son las verdaderas cuentas de muertos, perseguidos y desaparecidos?

¿Será que dirán los que participaron, que sólo cumplían órdenes?

Hoy, este día, 1 de Julio, se está llevando a cabo el trabajo de campo, donde terminados los discursos y las traiciones, y donde los «políticos de alto nivel» y baja calidad moral siguen hablando a su favor y de sus respectivos grupos para seguir manipulando al pueblo. Los que no se sienten tan seguros, están atentos para ver a dónde van a brincar, tratando de justificar su deshonroso proceder. Se quitarán la máscara, pero no cambiarán su esencia. Otros ya se la han quitado y los conocemos, que no se confundan, el pueblo está más consciente.

Los que quieren seguir conservando sus privilegios, estarán dispuestos a no ceder ningún espacio, a costa de lo que sea, y no les interesa la vida de los ciudadanos, porque son reaccionarios casi por naturaleza. Aún así, esperamos que reflexionen y que no cometan el error de querer imponer a su candidato oficial, porque las consecuencias podrían ser desastrosas. Es el México que termina.

La población en general, está preparada para conservar la calma, aún con el fraude que se han planteado llevar a cabo los criminales, mucho antes de que diera inicio el proceso electoral. Esperemos que comprenda que el pueblo está en desventaja, porque no podrá tener otro 1 de Julio. Pero la confianza se palpa en un pueblo que ya es consciente.

LOS ÁNGELES PRESS 

/p

Comentarios

You may also like