Lili Elbe. FOTO: Especial

Lili Elbe. FOTO: Especial

Lili Elbe murio por el rechazo de su cuerpo a un transplante de útero que los médicos de la tercera década del siglo pasado ensayaron en ella.

La búsqueda de la maternidad que costó la vida a la primer mujer transexual -cuyo caso fue documentado-, quedó fuera del film “La chica Danesa”, la historia de Elbe, desde una perspectiva heteronormativa, en la que el conflicto médico es suavizado hasta ser una anécdota histórica en una vida humana.

El suceso fílmico de la cinta coincide en México con la aprobación de la reforma al Registro Civil del Distrito Federal para la rectificación de actas de nacimiento de personas Transgenero, la cual lleva el proceso a un trámite administrativo, sin ser necesaria modificación anatómica.

La reforma significa una confrontación conceptual entre dos tecnologías: la quirúrgica basada en la transformación anatómica, frente a una tecnología jurídica-humanista que, por lo tanto, busca la reasignación social mas allá de las carácterístas sexuales de las personas.

Ante esta “tecnologia social” la tragedia de Lili queda rebasada por un proceso de ciudadanización cotidianizado en menos de un año, en el que mas de 3 mil personas trans obtuvieron su reconocimiento de género sin cirugías.

El reconocimiento al derecho del cuerpo de las personas Trans llevó el discurso transgénero a escenarios imposibles para la normalización medica de la época de Lili Elbe

Al extirpar la visión medicalista, la persona se reapropia de su anatomía sexual y reproductiva sin renunciar a su género, y a la opción de no operarse ni tomar hormonas.

El reconocimiento oficial con derechos plenos de mujeres con pene y hombres con vulva genera consecuencias al Estado, que, por ejemplo, debe crear modelos de atención para hombres transexuales que pueden embarazarse .

La desmedicalización de la persona Trans rompe la idea del homosexual travestido y lleva a la de Mujer Trans. Ésto abre una diversidad sexual femenina que legitima a lesbianas, bisexuales o heterosexuales trans y a sus rompimientos con homonormativas gay que han lucrado políticamente con la representación de la Mujer Trans como parte de un patrimonio de androcracia rosada.

Ahora, el reto para las entidades colindantes con la Ciudad de México es reconocer la identidad de Género de “Las Chicas Mexicanas”, una realidad a la que Lili Elbe, con sus cirugías, no pudo aspirar.
.

Comentarios

H. Gloria Virginia Davenport

H. Gloria Virginia Davenport

Mujer Transexual, activista por los derechos LGBTTTI, académica y periodista. Amante de los libros, el vino tinto, la cerveza artesanal, los gatos y el rock
H. Gloria Virginia Davenport

Latest posts by H. Gloria Virginia Davenport (see all)