El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, convoca a la Marcha a 6 años de impunidad de los crímenes sexuales cometidos contra 47 mujeres de Atenco en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, por castigo a los culpables y la presentación del ahora candidato presidencial del PRI ante la justicia por estos hechos. A continuación el comunicado.

4 de mayo, Marcha Ángel – Zócalo 4pm

A seis años de aquel mayo rojo seguimos exigiendo el castigo los responsables materiales e intelectuales de la brutal represión en nuestras comunidades, exigimos que se castigue principalmente a Enrique Peña Nieto por ser el que dio la orden de atacar a nuestro poblado, que se le castigue por los asesinatos de los jóvenes Alexis Benhumea y Javier Cortes, por la tortura sexual a nuestras compañeras, por los allanamientos a nuestras casas, por la masacre que realizó en estas tierras.

Convocamos a todas las organizaciones solidarias, a los obreros, estudiantes, colectivos, al pueblo de México a la marcha que se realizará el próximo 4 de mayo a las 16 horas, partiremos del Ángel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México, así también les pedimos nos ayuden a difundir esta convocatoria para que más personas nos acompañen, desde este espacio de dignidad les agradecemos su enorme apoyo a lo largo de todos estos años, nuestra lucha sigue en pie, hoy más que nunca.

Mayo Rojo en Atenco, seis años de impunidad a Enrique Peña Nieto

Seis años atrás, en mayo del 2006, el escenario nacional era muy parecido al actual. Es cierto, la dinámica de la apertura comercial de PEMEX a la iniciativa privada aún no era tan salvaje como lo es en la actualidad, ni mucho menos se habían aprobado créditos educativos que permitieran el endeudamiento de jóvenes so pretexto del apoyo a la iniciativa privada en materia de educación superior. Empero, como actualmente lo vemos, en 2006, PRI, PAN y PRD se disputaban la presidencia de la República, recorrían al país intentando convencer al pueblo de que su candidato era el idóneo para asumir las responsabilidades federales y mandaban mensajes explícitos e implícitos al capital nacional e internacional intentando demostrar que eran ellos los mejores para hacer valer sus intereses y deseos.

Como en aquellos momentos, hoy, la clase política nacional se desgarra vestiduras con el afán de alcanzar el “gran hueso”. No obstante de que se trata de nuevo de los mismos partidos e incluso, en un caso, hasta de un mismo contendiente, el tiempo transcurrido hace necesario un balance.

Josefina Vázquez Mota es, en muchos sentidos, la continuidad de las políticas “calderonistas”. En el ayer, el espurio se presentaba en la opinión pública como “el presidente de mano dura”, hoy la mujer panista se anuncia como “una presidenta de falda, pero con muchos pantalones”. Su visión entonces no es otra que la misma que ha llevado al luto a miles de familias mexicanas tras la llamada guerra al narcotráfico; la obsesión a combatir violentamente la pobreza y falta de oportunidades, las mismas que han orillado a miles a las garras de la delincuencia organizada, las mismas que son consecuencias del modelo neoliberal respaldado por el PAN desde la presidencia de Vicente Fox. Sus acciones también hablan por sí mismas: como encargada de la Secretaría de la Educación mantuvo la política errada de evaluar a los profesores y los encargados del aula en la que estudian nuestros hijos antes que hacer un análisis de las deficiencias del sistema educativo nacional, resultando así que muy a pesar de lo que hayan dicho las razones neoliberales, pasan y pasan los años y los resultados no se aprecian, no se evidencian y esta visión ha comenzado a ser sugerida como una más de las problemáticas verdaderas.

Peña Nieto es un personaje con historia. Se trata del encargado de ejecutar la venganza que la mafia mexiquense, especialmente la anidada en Atlacomulco, deseaban en contra de nuestro movimiento en defensa de la tierra. Todos lo sabíamos a la perfección: tras ser nombrado diputado local del Estado, recibió la instrucción explícita del entonces gobernador Arturo Montiel para coordinar a la bancada priísta y pasar cuanto capricho deseaba en la legislatura mexiquense. Así, se encargó de la aprobación de varias leyes en la entidad, entre ellas una de relevancia. Recientemente se dio a conocer en televisión nacional que él fue el responsable directo de la aprobación de la ley que mañosamente califica como secuestradores a dirigentes sociales que se manifestaran y protestaran, la misma que finalmente llevó a nuestros compañeros a estar en prisión por más de 4 años tras ser sentenciados a condenas de 31, 67 y hasta 112 años.

Con dicha ley entendíamos perfectamente que el golpe solo era cuestión de tiempo. Y ya como gobernador, unos cuantos años después, así sucedería. La mañana del 3 de mayo del 2006 decenas de compañeros de nuestro movimiento fueron detenidos en Texcoco y un día después, el 4 de mayo, la policía mexiquense entraría salvajemente. Las golpizas, allanamientos ilegales de decenas de viviendas, las violaciones y la muerte de dos jóvenes fueron resultado de un operativo que el propio ex gobernador autorizó en Texcoco la noche anterior.

Su odio en contra de nuestro pueblo se evidenció no sólo con la agresión salvaje que desató en nuestras calles, casas y plazas. No cansado con lo hecho, se aferró a desmentir las agresiones sexuales, a mantener el asedio y hostilidad en nuestras comunidades por varias semanas después de su operativo, a defender la legalidad de sus actos e incluso a declararse capaz de realizar lo mismo de ser necesario. La mayor muestra de lo anterior se suscitó en julio del 2010 cuando tras la libertad de todos nuestros compañeros declarada por la SCJN, reconocida incluso por el propio gobierno federal, se atrevió a retrasar lo más posible su salida, amañando con la posibilidad de la reactivación de ordenes de aprehensión del pasado.

La actuación en contra de un pueblo nunca había sido tan vil. Su rostro impreso en miles de carteles, su imagen vanagloriada en sin fin de revistas del corazón, su peinado engomado y mediático esconden a uno de los represores modernos de la historia mexicana cuya experiencia puede reproducirse perfectamente en contra de cualquier otro movimiento social y lucha popular. La caída en Atenco de sólo uno de los tantos negocios por la compra de tierras en el Estado de México de la familia Montiel, llevó a este personaje oscuro a ejecutar sin contemplación uno de los capítulos más sangrientos del México del Siglo XXI. ¿Qué pasaría entonces si un contrato millonario estuviera en juego por la resistencia popular? ¿Qué sucederá cuando un interés privado como el de las mineras del norte del país se vea perjudicados por asentamientos de poblaciones que en el pasado fueron justamente desplazadas y despojadas por las mismas mineras? Las respuestas las encontramos en el mayo del 2006 en Atenco, sólo que ahora sería a nivel nacional.

En es sentido, entendemos que para muchos ojos se trata del candidato “perfecto”. Lo puede ser para los de arriba, quienes pueden estar valorando dos puntos favorables entorno al nacido en Atlacomulco. Primeramente la mafia política priísta de aquel municipio que evidenció en su accionar la tan esperada venganza en contra de nuestro pueblo. Pero en términos nacionales e incluso internacionales, los capitalistas pueden ver en Peña Nieto la figura política que no se detendría ni tendría mayores escrúpulos si una situación compleja así lo necesitará. Y es que ya vieron en mayo de hace 6 años como a él, a diferencia de Montiel y de Fox, no le tembló la mano cuando hubo que reprimir a un movimiento popular; ya vieron también que los costos sociales no son ningún problema si se trata de evidenciar quien manda. Solo contemplando estos dos elementos se puede entender el por qué otra figura presidenciable, Quadri, se atrevió a declarar sin mayor tapujo que debe reactivarse el proyecto aeroportuario en Texcoco y que de ser necesario se deben asumir los costos políticos si es que en juego está el beneficio del “interés público”. Hay que entender bien el intento del títere “gordillista”: trata de colocarse bajo el mismo molde del que fue curtido Peña Nieto sabiendo entonces que puede ser una carta que le ayude a posicionarse frente a los grandes capitales. Pero el candidato de Nueva Alianza llegó tarde, como también lo hizo a la carrera presidencial. No sabe que el proyecto no ha muerto, que el gobierno federal sigue interesado en el Aeropuerto y por ello ha consignado a la CONAGUA para dividir y comprar diferentes ejidos del municipio, todo bajo la bendición de Peña Nieto y las declaraciones del nuevo gobernador mexiquense, Eruviel Ávila, quien en su campaña electoral declaró que analizaría la posibilidad de la terminal aérea y la recuperación del lago de Texcoco mediante un proyecto ecológico. Es cierto que en noviembre pasado, el ex edil de Ecatepec dijo que antes que el tan deseado aeropuerto, contemplaría el apoyo al localizado en Toluca, pero es verdad también que nadie se chupa el dedo cuando nos dicen que quieren nuestras tierras para reactivar el lago que el propio gobierno secó y que después de años y años sólo manifestaron interés por él para cubrirlo de chapopote y permitir el aterrizaje de los grandes aeroplanos. Así, finalmente, para todos aquellos que han visto en este proyecto la posibilidad de enriquecerse, les puede terminar por convencer la pareja Eruviel-Peña Nieto.

Ya es mucho decir que se trató del gobernador que cerró y dejó sin castigo el caso por corrupción y desvíos de fondos de su tío Arturo Montiel, que llevó al incremento de la violencia en las regiones del nororiente y norte mexiquense y que dejó a la entidad como el Estado con más feminicidios en el país. Es cierto, ya es mucho todo lo anterior, Enrique Peña Nieto tiene mucha cola que le pisen; pero recordar nuestra experiencia, poner sobre la mesa lo que hizo en Atenco es nuestra responsabilidad y no dejaremos de hacerlo.

Por ello, por todo lo anterior, en este aniversario, el sexto, no sólo exigimos justicia para nuestras compañeras agredidas sexualmente, cárcel para los asesinos de Javier y Alexis. No, pues también decimos: ¡Peña Nieto no pasará! Ya los derrotamos una vez cuando a la mafia priista de Atlacomulco también cuando en 2001 y 2002 pretendían despojarnos de nuestras tierras. Y otra vez cuando logramos arrebatarle la libertad de nuestros compañeros considerada imposible por muchos. Los priístas y su confianza rumbo a la presidencia no son invencibles y en Atenco ya hemos demostrado en diferentes ocasiones que cuando un pueblo un organizado sabe enfrentar el miedo no hay decreto ni cárcel ni nada que pueda detenerlo.

Así, el llamado en esta coyuntura electoral es a la organización. Enfrentar el nuevo embate en contra de nuestro ejido y tierras a manos del gobierno federal a través de la CONAGUA, el castigo a los responsables de la represión, de los asesinatos de Alexis y Javier y obtener justicia para nuestras compañeras vejadas sexualmente no pasa por las urnas o por la victoria del PRIAN. Ni muchos menos pasa, continuando, por la victoria de la izquierda sin principios que igual se disculpa y perdona a todos aquellos que le robaron el triunfo electoral del 2006 al pueblo de México y que propone como Secretario de Educación a quien encarceló a casi mil estudiantes de la UNAM por defender la educación pública y gratuita o se queda callado y no dice nada frente a la represión en nuestra contra. Pasa por la organización que seamos capaces de fortalecer con asambleas, con consensos y con opiniones de todos, pasa por continuar haciendo solidaridad. Pero sobre todo, pasa por no perder el rumbo de lo que queremos construir y comenzar, por actuar desde nuestros propios territorios: las escuelas, nuestros pueblos, las colonias, los centros de trabajo. Pasa entonces por empezar a enfrentar y resolver nuestras problemáticas con nuestras propias manos y esfuerzos. Nadie dijo que sería una tarea fácil la que tenemos enfrente, nadie dijo que construir es una actividad con efectos inmediatos, pero lo que si debemos tener presente es que se puede hacer con conciencia, pero sobre todo con organización y unidad.


¡En este sexto aniversario y a más de 10 años del inicio de nuestra lucha, en el FPDT seguimos de pie!

¡Justicia para nuestras compañeras!

¡Castigo para los represores!

¡Peña Nieto, asesino!

¡La tierra no se vende, se ama y se defiende!

¡Zapata vive, la lucha sigue!

FRENTE DE PUEBLOS EN DEFENSA DE LA TIERRA

Redacción Desde Abajo

Redacción Desde Abajo

Redacción Desde Abajo at Agencia Alternativa Desde Abajo
Las noticias más destacadas sobre política, cultura, género y los derechos humanos.
Redacción Desde Abajo
Redacción Desde AbajoComunicadosDerechos HumanosGéneroGeneralMéxico2012NotasVideo
El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, convoca a la Marcha a 6 años de impunidad de los crímenes sexuales cometidos contra 47 mujeres de Atenco en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, por castigo a los culpables y la presentación del ahora...