PERIODISMO CONTRA LA TRANSFOBIA

“Periodismo contra la Transfobia” es un proyecto de la Agencia Desde Abajo y TIC Ciudadana AC, de respuesta y documentación periodística de la Transfobia en México, con el apoyo del Instituto Nacional de Desarrollo Social (INDESOL)

De izquierda a derecha: Demián Silva, Tania Meza, presidenta de la Agencia Desde Abajo, Mayté Romo, directora de Editorial Elementum, y Ferla Estrada. FOTO: DESDEABAJO

PACHUCA. –Somos amor, somos personas y eso es lo que debe importar, dijo Ferla Estrada, mujer trans y empresaria local, ante el grupo de personas que le escuchaban atentas reflexionar acerca de la importancia de la transexualidad, lo transgénero y lo travesti en una sociedad aún dominada por el odio.

Así ocurrió durante el cine-debate de la película británica “Desayuno en Plutón” (Sony, 2005), organizado en las instalaciones del Foro Escénico FE, importante centro independiente del movimiento artístico de esta ciudad, por parte de la editorial Elementum, asociación cultural encargada de editar el libro “Periodismo contra la transfobia” realizado por la Agencia Desde Abajo y TIC Ciudadana AC, en donde concurrieron interesados e interesadas en fomentar una cultura de asimilación de la diversidad sexual.

La presidenta de TIC Ciudadana AC, Tania Meza, destacó que el libro tiene como objetivo reivindicar la lucha de la población trans a través de las historias que fueron escritas por Gloria Davenport, mujer trans y colaboradora de la Agencia Desde Abajo sobre asuntos LGBTTTI.

Una audiencia interesada asistió al Foro FE por invitación de la Editorial Elementum. FOTO: DESDEABAJO

“Así como desde el feminismo pensamos que, aunque haya hombres solidarios, la lucha de las feministas debe ser encabezada por mujeres, nosotros y nosotras creemos que la lucha de la diversidad sexual debe ser liderada por esta misma. Así diseñamos este proyecto: para que fuera protagonizado por mujeres y hombres trans”, dijo

Por su parte, Demián Silva, cuya historia es retratada por Davenport en el libro, compartió su testimonio de lo que significa ser un hombre trans. Destacó la importancia de la solidaridad entre la población trans y los retos que enfrenta ante la transfobia en un México que ocupa el repudiable segundo lugar mundial en crímenes de odio contra la diversidad sexual.

Oliver Alexander,  su cotidianeidad ahora se basa en trabajar en un negocio familiar de decoración, con su madre, su hermana y su padrastro, quien ha pasado de ser padre de una niña a compañero y cómplice paternal en algunos ritos de masculinidad. FOTO: Cortesía.
Oliver Alexander, su cotidianeidad ahora se basa en trabajar en un negocio familiar de decoración, con su madre, su hermana y su padrastro, quien ha pasado de ser padre de una niña a compañero y cómplice paternal en algunos ritos de masculinidad. FOTO: Cortesía.

Las tardes de Oliver suelen ser mágicas cuando esta solo con su automovil rojo. Siempre que puede, busca un sitio sin trafico y acelera a fondo. Las ruedas y el pavimento gritan un rugido que es la voz de Oliver, y las palabras que se escuchan en su mente son” Soy Libre”.

Oliver Alexander inicio este viaje sin mirar atras hace 5 años. En esa época, un adolescente se canso de travestirse en complicidad con la sociedad, y decidió seguirse a si mismo hasta donde llegara su destino. “Me gustaría que mi padre pudiera verme ahora, que me viera ya adulto, seguro de mi y de como conduzco mi vida”, exclama con esa voz de volumen bajo, casi de susurro, pero de intensidad y fuerza considerable.

Su cotidianeidad ahora se basa en trabajar en un negocio familiar de decoración, con su madre, su hermana y su padrastro, quien ha pasado de ser padre de una niña a compañero y cómplice paternal en algunos ritos de masculinidad.

“A veces se pasa conmigo cuando estamos trabajando. De repente me dice, pásame esa cubeta de pintura o mueve aquel mueble… se le olvida que aún no soy muy fuerte, pero luego se da cuenta y me viene a ayudar y me dice “vamos hijo”.

Pero aún así, el recuerdo de su padre genético todavía sigue, como una promesa que jamás podrá ser cumplida.  Una presencia paternal que lo guía con cierta admiración y ensueños cíclicos. “El no era un carpintero, era un ebanista, un artista de la madera. Hacia cosas maravillosas tenía mucho talento y también mucha paciencia”

–Y el hubiera aceptado tu identidad de hombre? El te vio como una niña.

–Si, me quería mucho, además el era un hombre muy tranquilo, para nada violento.

Es esa obsesión por la tranquilidad, por la no violencia, la que la motivó a escoger para sí el nombre “Oliver”, que proviene de las ramas de olivo, las cuales simbolizan la paz.

Delgado y de estatura no muy alta, Alexander no se distingue por su fuerza física de la misma forma que lo hace por su carácter o por su tranquilidad y optimismo, pero si por una sensibilidad que lo hace fluir entre dos figuras paternas, la del padre genético ya fallecido, pero muy idealizado, y la del padre social, adoptivo y quien lo ha cuidado desde que vivía como una niña de 11 años.

La relación de Oliver con las mujeres de su familia ha sido algo más difícil. Al principio su hermana mayor no reaccionó bien ante su transexualidad, le costaba trabajo aceptar que su hermanita en realidad era un hombre. Para su Mamá no fue tan difícil… “Hija o Hijo es igual, yo soy tú madre y eso no cambia”

La vida amorosa de este estudiante de derecho en receso académico temporal también ha sido una transición. Al principio, durante su adolescencia, tuvo algunos novios, pero las relaciones no eran muy duraderas ni satisfactorias.

Luego vino su etapa lésbica, en la que conoció a una mujer de la que se enamoró, y con la que mantuvo una relación que no logró adaptarse a su transición de género. Sin embargo, ” aún podríamos volver” dice con un tono de cierta malicia en la voz.

Su automóvil rojo acelera, quema llantas y frena a unos metros de donde un hombre lo ve con un cariño inmenso.
Lentamente, apaga el control remoto, lo levanta del suelo con cuidado y lo guarda con ternura. Ese automóvil rojo fue su único juguete de niño en toda su infancia.  Y lo acompañó desde sus siete años de edad. Y ambos siguen viajando juntos.

Agnes Torres. FOTO: Cortesía
Agnes Torres. FOTO: Cortesía

En agosto de 2016, el Secretario de Diversidad Sexual del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Antonio Medina, se reunió con la dirigencia de su partido en el estado de Puebla, y en declaraciones a los medios de comunicación centró la agenda política de la diversidad sexual en los matrimonios igualitarios.

Las declaraciones del político gay, quien fue uno de los primeros en contraer matrimonio, fueron una manifestación más de la homonormatividad, ideología neoliberal que busca privilegiar las necesidades y proyectos políticos de los grupos gay y lésbicos por encima de las poblaciones bisexual y sobre todo transgenero.

Puebla, en 2016, era el segundo estado en la república mexicana con un proyecto de ley de identidad de género, impulsado por una activista trans que peleó con su vida por los derechos ciudadanos de las personas transgénero, y que de nuevo, volvió a ser invisibilizada por la política homonormada.

Agnes Torres estudió psicología en la Universidad Veracruzana, donde destacó por sus calificaciones altas, por su belleza física, y por un carácter accesible, optimista y una generosidad extrema. Aceptada como hija por su madre, que era su mejor amiga, y por su hermana, con la que tenía una comunicación constante, Agnes realizó sin problemas su transición a mujer durante sus estudios universitarios de manera paralela a su carrera de modelaje.

En 2007, tras participar con una ponencia en el Encuentro Nacional de Escritorxs por la Disidencia Sexual, Agnes se integró al proyecto ciudadano Humana Nación Trans, como coordinadora en los estados de Veracruz y Puebla. En 2008, cuando el Partido Socialdemócrata (PSD) intentó impulsar una Ley de Identidad de Género en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Agnes comenzó a viajar periódicamente, para involucrarse en el proceso de elaboración de la iniciativa y el cabildeo como representante de Humana, Nación Trans.

Sin embargo, por rupturas generadas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) no se aprobó una ley, sino dos reformas aisladas que hacían posible la corrección de actas de nacimiento para personas trans, pero a través de un juicio y peritajes médicos.

Agnes, con su optimismo intentó cabildear con los siguientes diputados que darían continuidad, pero el legislador que debería dar seguimiento al proyecto, David Razu, proveniente del PSD, congeló la iniciativa que impulsó su partido de origen, y en cambio se concentró solo en el matrimonio igualitario.

Agnes Torres fue torturada y asesinada en un crimen de odio por transfobia el 10 de Marzo de 2012 en Puebla, su cuerpo fue arrojado a un barranco.  FOTO: Cortesia
Agnes Torres fue torturada y asesinada en un crimen de odio por transfobia el 10 de Marzo de 2012 en Puebla, su cuerpo fue arrojado a un barranco. FOTO: Cortesia

La respuesta de Agnes ante el desprecio de Razu, quien jamás le tomó las llamadas, fue generar una iniciativa ciudadana de Ley de Identidad de Género, e intentar impulsarla en el Estado de Puebla, con la esperanza de encontrar la congruencia que el diputado de la ALDF no había mostrado.

La carrera activista de Agnes cruzó con la indignación. En 2010 promovió una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) contra el entonces candidato del PRI a la gubernatura, Javier López Zavala, por declaraciones transfobicas sobre el proceso trans en un debate.

Agnes Torres fue torturada y asesinada en un crimen de odio por transfobia el 10 de Marzo de 2012 en Puebla, su cuerpo fue arrojado a un barranco. Tenía 28 años de edad.

La vida de Agnes no se detuvo con el crimen de odio en su contra. La Universidad Veracruzana continuó negando la expedición de su título de psicóloga, incluso post-mortem por no haber podido realizar la corrección de su acta de nacimiento.

Ante la brutalidad del crimen, en junio de 2012, el Congreso de Puebla reformó el Código de Defensa Social, para incorporar el término “crimen de odio” como agravante en asesinatos por identidad de género u orientación sexual, con lo que aumentó la condena hasta por 13 años de cárcel a quienes que cometan asesinato contra mujeres o integrantes de las poblaciones LGBTTTI.

Finalmente, la propuesta de Ley de Identidad de Género impulsada por la activista, y que fue conocida como la “Ley Agnes” fue presentada en el Congreso de Puebla en 2013 y bloqueada en 2015. Un segundo intento por llevarla a discusión se registró en marzo de 2016.

Agnes Torres representa toda la rebeldía, la ingenuidad y la indignación del movimiento transgenero, su lucha y sus enfrentamientos con el poder político dan una radiografía de la misoginia, de la transfobia y de la hipocresía de la androcracia y la homonormatividad de la izquierda mexicana.

En sus 28 años, la vida de Agnes tocó tantas existencias de personas LGB. Y aun así, el Secretario de Diversidad Sexual del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en Puebla, solo habló del matrimonio igualitario…

Viviana Rocco. FOTO: Apolorama
Viviana Rocco. FOTO: Apolorama

La fotografía pone un freno al tiempo. mezcla dimensiones en un mosaico donde las leyes son otras, absurdas, imaginarias, poeticas. Y Viviana lo comprendió cuando fue hechizada por esa caja de metal y vidrio que la capturo completa, no solo sus ilusiones, sino su vida y su cuerpo.

Viviana Rocco vivió su existencia en un autorretrato constante, en una secuencia de selfies desafiantes, en los que una misma pose tenia miles de significados, cientos de mensajes que lanzaban provocaciones sin una sola palabra escrita. Considerada como la mas importante artista fotográfica del mundo transgénero de México, la también activista creo toda una obra caleidoscopica, en la que elementos identitarios de los colectivos Lesbico Gay, Bisexual, intersexual y las poblaciones Transgenero, Travesti y Transexual al que pertenecia fueron retratados desde sus propias naturalidades.

La fotografa transgenero, egresada de la Universidad de San Carlos, desarrollo una visión estética con fuertes elementos de la fotografía publicitaria e las revistas para mujeres, y los encuadres de la industria de la moda. Dichos elementos estéticos fueron fundidos en su cámara, con las auto-representaciones de las propias personas ante su foco.

Asi, una de sus obras cumbres, La Ultima Cena, incluye diversas poblaciones LGBTTTI en un mosaico multiforme en el que drag queens, gays masculinos, representaciones lesbicas, feminidades y masculinidades subversivas son unidas en una revision al cuadro clasico de Leonardo Da Vinci.

Viviana Rocco. FOTO: sinetiquetas.org
Viviana Rocco. FOTO: sinetiquetas.org

Interesada por cuestionar la pintura clasica, la fotografa transgenero retomo El Nacimiento de Venus, de Sandro Boticelli, y lo poblo de irreverencias transgenero hasta sarturar el cuadro con inquietudes visuales. La obra fotografica de Viviana Rocco tuvo tal impacto en el mundo cultural LGBTTTI hispanoparlante, que la artista fue invitada por colectivos transgénero y galerías de España a exponer su obra y a realizar una gira que incluyo conferencias y reuniones con activistas y artistas hispanos.

En Mexico, la trayectoria artistica de la fotografa trans la llevo a participar de manera activa en la coordinacion del Festival Internacional de Diversidad Sexual (FIDS) de la Ciudad de Mexico, donde desarrollo propuestas visuales que incluyeron incluso espacios de exhibicion y escenografia.

Mujer de un caracter fuerte, Viviana Rocco participo tambien en el activismo, tanto en el proceso de reforma a la ley del Registro Civil de la Ciudad de Mexico para la rectificacion del acta de nacimiento para personas transgenero, como en varios procesos en defensa de personas transgenero victimas de actos discriminatorios.

Una de sus ultimas batallas fue al interior de la propia poblacion transgenero, cuando un grupo de empresarios gay apoyaron a una videobloger que exigia que aquellas activistas trans en madurez se retiraran del movimiento por la lucha de los derechos humanos y ciudadanos trans.

Las criticas de Viviana contra la adultofobia homonormada de quienes exigian su retiro, y el de activistas trans de generaciones previas, fueron apoyadas por una serie de memes que realizo y en los que uso personajes de peliculas de Disney, en las que nuevamente incluyo elementos de identidad coloquial.

viviana rocco 1

La constante busqueda de Viviana por plasmar su imagen en cientos de selfies y autoretratos glamurosos quedó explicada de una forma muy dolorosa tras su muerte en enero de 2016. Aquella mujer glamourosa, la mas grande artista fotografica del mundo transgenero mexicano, al quedar indefensa, fue vestida de hombre por su familia, sus cabellos largos que tanto orgullo le daban fueron cortados, y finalmente fue sepultada por su familia con un nombre masculino que ella detestaba,

Aquellos hombres gay homonormados con los que ella se habia confrontado, aprovecharon su indefension para publicar una biografia insultante y aquel nombre masculino en un orbituario y lo difundieron en las redes sociales. Sin embargo, la vida de Viviana Rocco rebaso estas agresiones hasta llevarlas a la anecdota.

Poco despues de su muerte, se estreno un documental biografico sobre su historia “Yo Trans” y se reestreno el cortometraje “cuarto de hotel” en el que llevo un rol protagónico. Activista, artista, critica, Viviana Rocco siempre fue, ante y tras la lente, su propia creacion, la mujer que ella creo,… Su propia Venus de Boticelli…

Como si fuera una criatura mitológica, una mujer vive sólo unas horas por semana, de algunas, no todas las semanas del mes, de no todos los meses de todos los ciclos de trescientos sesenta y cinco días. Desde su nacimiento, se mantiene como una fantasma erótica que se desplaza entre las paredes de los días, de la misma forma en la que cruza los pensamientos y los deseos de un hombre, que suele ser un vehículo para materializarse como una ilusión.

Tan intangible es su realidad como poco común su nombre: Yatana. En los dias que se refugia entre los deseos, su aliado trabaja en alguna oficina de la Ciudad de México, convive con otros hombres, habla de política, de fútbol, de contabilidad, de automoviles, celulares, matemáticas, motores, deportes, dinero… En las noches y al amanecer, Yatana permanece segura, contemplandolo todo desde adentro de aquella cabeza, abajo de los cabellos cortos, arriba de la corbata que se anuda como una soga que mantiene atado aquel cuerpo a una vida masculina, de la misma forma que una cuerda a un cometa que a veces desea perderse entre las nubes.

Yatana ve con curiosidad desde adentro de esos ojos, a quienes rodean al hombre en el que ella vive, estudia a las mujeres que lo rodean en la oficina y en su casa. analiza sus voces, sus palabras y, cuando todos duermen, ensaya su propia voz y la forma de hablar, en susurros que a veces se escurren a las pesadillas de “señor-casa”.

yatana-periodismo-contra-la-transfobia

¿Cómo vive una mujer imaginaria? Solo ella lo puede saber. Sobre todo cuando ella misma es quien se imagina a sí misma. El reloj de arena del deseo corre en cámara lenta, y el de Yatana a veces tiene problemas de gravedad. Miles de manzanas de Newton como granos de arena que se rebelan a caer hasta que, a mitad de un día cualquiera, suena una alarma como un trueno bajo el cielo de carne que protege su existencia.

Las luces iluminan todo alrededor de Yatana y sabe que podrá verse a través de esas ventanas de cristal flexible por las que se asoma todos los días. El Club Roshell visto desde la calle es una casa mas de la calle Aragón en la Ciudad de Mexico. Sólo una discreta placa con el nombre de algunas organizaciones de derechos humanos y activismo trans visibilizan a la mas importante Casa de Transformaciones para personas Travestis de la capital del pais.

Pero para Yatana, esa casa de dos plantas es en realidad un hogar de piedra, una fortaleza en la que podra explotar en un universo de sensaciones, sensibilidades, colores, aromas y sobre todo vida tridimensional

Y Yatana habla…

Se viste con su propia sensualidad…

Rie…

Baila…

Toma alcohol…

Se desea a sí misma más que a cualquier otra persona mientas se desliza entre las mesas del club, donde las miradas de otras travestis tejen con una alegre resignación una red de telaraña de complicidad rosa neón. Incluso, Yatana se da el lujo de ser tímida, cuando sabe que pasaran muchos días antes de que su piel vuelva a ser vestida de sus propios deseos. Mismos que por esta tarde han dejado de ser clandestinos.

Si alguien con mucha imaginación viera en sus ojos, seguramente encontraría, asomado, a un hombre feliz, descansando de la violenta carga de masculinidades socioculturales, política, economía, fútbol y privilegios de roca azul.

Y por unas horas, el y Yatana vuelan juntos…

Por unas horas… ambos son tan libres…