Los representantes populares olvidarán sus compromisos y terminarán por obedecer los intereses de siempre